Boing transformará sus envases para evitar los popotes: Campaña México lindo y querido 2018

Comparte la información

La Sociedad Cooperativa Trabajadores de Pascual en la Ciudad de México anunció que dejará de usar popotes en su producto ‘Boing’, como parte de las acciones de su campaña ‘México lindo y Querido 2018’.

popotes

Salvador Torres Cisneros, director de la cooperativa, dijo en rueda de prensa que la campaña busca contribuir al cuidado del ambiente con acciones como la limpieza de playas, reciclamiento, reforestación y siembra de árboles.

La cooperativa informó que el uso de popotes se reducirá transformando los envases de la bebida, sobre todo en los de tamaño mediano y grande. “Que todos tengan taparrosca, con la finalidad de que se vaya disminuyendo el consumo del popote y el plástico”, dijo Torres Cisneros a medios.

Por otra parte, el dirigente exhortó a la próxima administración del país para que se otorgue un trato igualitario en el pago de impuestos, en relación con empresas que utilizan menos frutas, pidiendo ‘cancha pareja’ para todos.

No es la primera vez que la Cooperativa Pascual anuncia acciones en favor del medio ambiente. El pasado 17 de mayo los trabajadores de la cooperativa llevaron cabo la siembra de 350 árboles en el parque Tezozómoc.

¿Cómo contaminan los popotes la medio ambiente?

Los popotes, también conocidos como pajillas o sorbetes, pueden causar contaminación ambiental de diversas maneras:

1. Generación de residuos plásticos: Los popotes suelen estar hechos de plástico, especialmente de polipropileno o polietileno, materiales que tardan mucho tiempo en degradarse. Al ser de un tamaño pequeño y de un solo uso, son fácilmente desechados y pueden terminar en vertederos, ríos, océanos o en entornos naturales, contribuyendo a la acumulación de residuos plásticos.

2. Impacto en la vida silvestre: Los popotes desechados pueden descomponerse en microplásticos con el tiempo. Los animales marinos, aves y vida silvestre pueden ingerirlos accidentalmente o quedar atrapados en ellos, lo que puede causar daños en su salud, asfixia, lesiones o incluso la muerte.

3. Contaminación de los ecosistemas acuáticos: Los popotes abandonados pueden llegar a ríos, lagos y océanos, contribuyendo a la contaminación de estos ecosistemas. Esto puede tener efectos negativos en la calidad del agua, alterar los hábitats acuáticos y afectar la cadena alimentaria.

4. Impacto en la salud humana: Aunque menos común, los popotes pueden liberar sustancias químicas nocivas cuando se degradan, lo que puede tener un impacto en la salud humana si estas sustancias se introducen en la cadena alimentaria.

Debido a estos impactos ambientales negativos, ha habido un aumento en los esfuerzos para reducir el uso de popotes de plástico. Muchos establecimientos y ciudades han implementado prohibiciones o restricciones sobre el uso de popotes plásticos de un solo uso, fomentando alternativas más sostenibles como popotes de papel, de materiales biodegradables o comestibles, o simplemente eliminando el uso de popotes en situaciones donde no son necesarios.

La conciencia pública sobre el impacto ambiental de los popotes plásticos ha llevado a un cambio hacia prácticas más sostenibles y al fomento del uso de alternativas más amigables con el medio ambiente para reducir la contaminación plástica.

Si quieres herramientas que ayuden a tu empresa a reciclar no dudes en contactarnos.

Suscríbete al boletín

Recibe inspiración para reciclar y nuestras últimas ofertas

Más para Explorar

higiene hospitalaria
Área de la Salud

Equipamiento Esencial para la Higiene Hospitalaria

La higiene hospitalaria es un pilar fundamental en la atención médica, con repercusiones directas en la salud y seguridad de los pacientes. Mantener ambientes limpios