Tambos de 200 litros | Aplicaciones agrícolas

tambos de 200 litros

Comparte la información

En diferentes industrias, los tambos de 200 litros son contenedores esenciales para el almacenamiento y para el transporte. Su característica forma de cilindro, sus materiales cuidadosamente seleccionados, su impresionante capacidad de carga al igual que su resistencia a las condiciones ambientales adversas los convierten en la opción más óptima para determinadas actividades, ya que permiten a las industrias mejorar sus procedimientos, garantizando la manipulación segura y también el traslado de una gran variedad de importantes.

tambos de 200 litros

Atributos físicos de los tambos de 200 litros

Sus atributos físicos contribuyen tanto a su funcionalidad como a su practicidad. Generalmente son de forma cilíndrica, lo que les confiere estabilidad y facilidad de apilamiento a lo largo del espacio de almacenamiento y transporte. Sus medidas estándar, con una altura de aproximadamente 89 centímetros y un diámetro de 58 centímetros, los hacen adecuados para diversos equipos de manipulación y de elevación. Además, incluyen paredes laterales reforzadas que garantizan la integridad estructural y evitan que se deformen bajo presión, por lo que pueden soportar cargas pesadas y pueden apilarse sin poner en peligro su rendimiento.

Estos contenedores se fabrican con distintos productos en función del uso al que se destinen. Uno de los materiales más utilizados es el plástico (como el polietileno de alta densidad o HDPE) y el metal (como el acero). Los fabricados con plástico son sin duda más ligeros, inmunes a la oxidación y resultan más asequibles para uso residencial o comercial. Son adecuados para el espacio de almacenamiento de fluidos no peligrosos, así como de sólidos, como alimentos, productos químicos y artículos farmacéuticos. Los tambos de 200 litros de metal, por otro lado, son más duraderos y resistentes y se usan para aplicaciones más rudas, tales como el almacenamiento y transporte de sustancias nocivas o materiales industriales pesados.

Ventajas de los tambos de 200 litros

Una de las principales ventajas de los tambos de 200 litros es su extraordinaria capacidad de carga, ya que gracias a su diseño y construcción suelen soportar un peso de hasta 200 kg, lo que les permite almacenar y transportar eficazmente toda una clase de artículos. Esto garantiza asimismo que puedan soportar el peso de los materiales sin poner en peligro su integridad y los convierte en una herramienta ideal para industrias que trabajan con materiales densos o voluminosos como productos químicos, derivados del petróleo, sustancias lubricantes e incluso mercancías sólidas como cereales o materiales de construcción.

Estos contenedores están creados para resistir todo tipo de condiciones ambientales, como temperaturas extremas, humedad, radiación UV y también tensión mecánica. Los contenedores hechos de plástico tienen una resistencia excepcional a la corrosión química, lo que garantiza la protección de las sustancias guardadas incluso en entornos difíciles, y son además, resistentes a la humedad, previniendo las fugas. Los tambos metálicos, por su parte, en particular los fabricados de acero, ofrecen una durabilidad y resistencia extraordinarias ante impactos, pinchazos y temperaturas extremas, lo que los convierte en la opción más adecuada para las aplicaciones exteriores más exigentes.

En el ámbito agrícola, dos factores cruciales para el éxito son la eficiencia y la productividad. Un dispositivo que puede resultar extremadamente útil y que también suele subestimarse es precisamente el tambo de 200 litros. Estos recipientes de diferentes productos (tanto de plástico como de acero) tienen toda una serie de aplicaciones en la agricultura. Sus usos van desde el ahorro y el transporte de agua hasta la manipulación de fertilizantes y pesticidas. Reconocer todo su potencial e integrarlos en las actividades cotidianas permite agilizar los procedimientos, reducir los residuos y maximizar el control de determinados recursos.

Echemos un vistazo a estos posibles usos y beneficios:

Tambos de 200 litros | Aplicaciones agrícolas, Recicla Más

Almacenamiento y gestión del agua

Sabemos que el agua es un recurso vital para la agricultura y, por lo tanto, los contenedores son excelentes para el almacenamiento y el control de agua de manera eficiente. Estos contenedores pueden servir como depósitos de almacenamiento para el riego, espacio de almacenamiento para la recogida de agua de lluvia y espacio de almacenamiento momentáneo de agua durante los periodos de sequía. Su gran capacidad permite a los agricultores ahorrar grandes cantidades de agua, asegurando un suministro fiable para los cultivos. Además, estos tambos pueden equiparse con grifos o conectarse a sistemas de riego, lo que favorece una distribución controlada del agua reduciendo las pérdidas.

Administración de fertilizantes y productos químicos

La aplicación precisa de fertilizantes y plaguicidas es esencial para conservar unos cultivos sanos y maximizar su rendimiento. Los tambos de 200 litros ofrecen una solución fácil y práctica para la manipulación y aplicación de estos insumos agrícolas, ya que permiten un almacenamiento sin riesgos ni complicaciones gracias a las tapas de seguridad que poseen las cuales evitan la contaminación y las fugas, manteniendo la máxima calidad y eficacia de los compuestos almacenados. Además, su enorme capacidad reduce la regularidad de rellenado, lo que ahorra esfuerzo y tiempo durante la aplicación. Con los dispositivos y accesorios adecuados, los agricultores pueden conectar los tambos a pulverizadores u otras herramientas de aplicación, lo que permite una distribución exacta y eficaz.

Espacio de almacenamiento de semillas y grano

El almacenamiento adecuado es importante para mantener la calidad de las semillas y el grano. Los contenedores pueden ser una solución viable para el almacenamiento temporal de estos insumos, ya que sus tapas impermeables protegen las semillas y los granos de la humedad, los insectos y las variables climáticas que pueden poner en peligro su integridad y calidad. Asimismo, los agricultores pueden almacenar las cosechas recolectadas, protegiéndolas del deterioro y garantizando un suministro constante para las necesidades del mercado. Además, la capacidad de apilamiento de algunos tambos permite un uso eficaz del espacio ofrecido en los centros de almacenamiento o durante el transporte.

Control de residuos y reciclaje

Una gestión eficiente de los residuos es importante cuando se trata de agricultura sostenible. Los tambos pueden reciclarse como contenedores para la recogida de residuos, contribuyendo así a un entorno agrícola más limpio y seguro. Los agricultores pueden dividir y gestionar diferentes tipos de residuos y desechos, como materiales de embalaje, plásticos agrícolas y otras sustancias que no sean biodegradables. Los tambos que ya no son aptos para su uso pueden reutilizarse de diversas maneras, lo que reduciría su impacto ecológico al fomentar la circularidad en el sector agrícola.

En resumen, las numerosas aplicaciones de los tambos de 200 litros en la agricultura son evidentes. Su capacidad para almacenar y transportar agua, manejar fertilizantes y pesticidas, mantener semillas y granos, y contribuir a la gestión de residuos los convierten en herramientas indispensables para las técnicas agrícolas actuales. Sus ventajas incluyen una mayor eficacia, una gestión mucho mejor de los recursos, una disminución de los residuos y, por supuesto, un aumento de la productividad, ya que los agricultores pueden optimizar sus operaciones, minimizar los gastos y aplicar técnicas sostenibles.

Suscríbete al boletín

Recibe inspiración para reciclar y nuestras últimas ofertas

Más para Explorar

higiene hospitalaria
Área de la Salud

Equipamiento Esencial para la Higiene Hospitalaria

La higiene hospitalaria es un pilar fundamental en la atención médica, con repercusiones directas en la salud y seguridad de los pacientes. Mantener ambientes limpios